Saltar al contenido.

Homenaje a las Abuelas vía “Gourmetepec”

Hoy en día la gastronomía vive un auge que décadas atrás no se imaginaban nuestras abuelas. En la actualidad hablar de chef, cocinero, rescate de tradiciones y época prehispánica, son temas comunes en la sociedad gastronómica y en general, ya que cada vez se reconocen con otra perspectiva  y con mayor respeto a un oficio  que años atrás era acuñado a las mujeres y que por mucho tiempo lo supieron llevar muy bien, dando tradición, cultura y unión familiar. Quién no recuerda ese platillo típico de la abuela que nos recibía cuando la visitábamos, o esos domingos de reunión familiar, que desde la puerta de su casa ya se desprendían aquellos olores que al recordarlos enchinan nuestra piel, porque en esos aromas se trasmitía un amor a la cocina, al platillo, pero en especial a la familia.

Recuerdo con pasión la cocina de mis abuelas, aquellos recorridos al mercado cada miércoles de plaza,  para mí de pequeño era la aventura más grande de las vacaciones, ese lugar lleno de colores, aromas, sabores, ¡era mi mayor alegría! La experiencia del primer contacto con quelites, huitlacoche que le encantaba al abuelo, flor de calabaza, etc. La recompensa era ver cocinar a mi abuela, que se ponía ese mandil que le daba identidad a su vestimenta, sentado en aquel banco donde  la miraba como preparaba los productos que luego se convertían en deliciosos platillos como un mixiote de pollo con hoja de plátano, que cortaba del árbol de la vecina, acompañado de un arroz rojo perfecto.

Vivimos en una época donde encontramos menos mujeres en la cocina, ya que esa cuestión ideológica era o es vista como una esclavitud y obligación, sin embargo desde mi punto de vista es ahí donde se centra la unión familiar. No puedo imaginar no llegar a ver de la mano de mi madre a mi hijo, acompañándola por las tortillas y ella dándole un taco de sal como lo hacia la abuela conmigo, o que mis hijos dejen de recordar la comida de su abuela. El otro día escuchaba  un comentario “estaremos viviendo la época que digan nuestros hijos recuerdo la cocina de papá”, y reflexioné que cada vez la introducción del hombre a la cocina se hace algo normal, pero la presencia de la mujer frente al fogón para mí es la esencia de nuestra gastronomía. Por ello hoy rindo un homenaje a esas cabecitas blancas de cada familia que han dejado sus recetarios tan preciados por las hijas y tías, las famosas “recetas de la abuela” y que hoy miran desde sus asientos, con mucha tristeza,  ya no poder cocinar y trasmitir por ese medio el gran amor a su familia.

Amigos los invito a darles un beso a esas abuelitas que nos esperan en casa y a las que se nos adelantaron pedir que sigan dándole ese sabor a nuestras cocinas. Y a mis abuelas Ela e Isa, gracias por enseñarme el gran amor y respeto a la cocina mexicana. Amemos lo nuestro, pero comencemos desde nuestros hogares.

Vía: Gourmetepec

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: