Saltar al contenido.

“Sal de Celestún” aprobada como Marca Registrada por el IMPI

Nuestras sales orgánicas provienen de la Reserva de la Biosfera Ría Celestún situada a 80 kilómetros de la ciudad de Mérida, en una extensión colindante entre los estados de Yucatán y Campeche. Es un sitio de especial belleza marina expresada en su amplísima gama de colores verdes. Por su toponimia, Celestún significa espanto de piedra en lengua maya.

En 1872 se estableció la hacienda salinera de Real de Salinas, lo que originó que el sitio y sus comunidades aledañas, se poblaran por la migración de pescadores que llegaron de otros sitios y se avecindaron para explotar la sal y practicar la pesca. Los pobladores continuaron con su dedicación tradicional a la pesquería, a grado tal, que a través de la pesca de escama, convirtieron a Celestún en el segundo puerto más importante del estado. A nivel artesanal la producción de sal ha continuado desde entonces. Es una región con una basta gama de biodiversidad, poseedora de ecosistemas tan variados cómo: manglar, vegetación de dunas costeras, petenes, sabana, túlares, carrizales, selva baja inundable y selva baja caducifolia con cactáceas. En la Reserva de la Biosfera Ría Celestún se protege el hábitat natural para la alimentación y reproducción del flamingo rosado, el cual prefiere las zonas más protegidas de los ríos o lagunas costeras con aguas poco profundas, de alta salinidad y suelos fangosos.

Es aquí donde se reproduce la Artemia salina, un crustáceo que constituye su principal alimento y le otorga el color rosado a sus plumas. El objetivo de conservación es un estero hipersalino de muy escasa profundidad, que facilita la evaporación del agua, y promueve la existencia de la Artemia y los flamingos que la consumen. Estos esteros se forman por la acumulación y deposición de arena, debido a las corrientes marinas y da origen a la SAL de la cuál hemos logrado obtener dos productos:

 1. Flor de Sal: Recoger esta planta es complicado debido al proceso de cristalización, y este se produce en la superficie del agua al amanecer, durante el rocío. La recolección de la misma se lleva a cabo única y exclusivamente los días que no sopla el viento. De esta forma, logramos evitar que el grano de sal se vaya al fondo de la superficie y el proceso de extracción se hace manualmente mediante el uso de la pala.

2. Sal en Grano: Esta se encuentra en el fondo de las charcas y se recoge también manualmente. Debido a la presencia de la Artemia Salina, contamos, también, con una sal rosada única en el país. Esta sal tiene un color natural tan propio y brillante que es apetitoso a la vista. Una gran ventaja que tenemos sobre el resto de la sales, es nuestra diferenciación a través de la combinación de agua salada y dulce. Esta mezcla de aguas otorga a nuestra sal un sabor ligero que permite acompañar mejor a los alimentos, ya que no es una sal 100% marina, pero tampoco una sal mineral. Gracias a ello, hemos logrado crear nuestra línea de sales orgánicas e infusionadas.

Sales Infusionadas

Nuestras sales infusionadas son elaboradas por el Chef Cordon Bleu José Luis Abugannam, Director del Colegio de Gastronomía del Sureste, ubicado en la Cd. de Mérida Yucatán a partir de la Flor de Sal Blanca para la infusión de las mismas creamos el caldo con las especies y en este sumergimos la sal, la dejamos reposar para después escurrirla y secarla al horno para finalmente ser molida.

Este sistema permite que la Flor de Sal absorva todas los propiedades, aromas y sabores haciéndolas únicas en el país.

Los sabores con los que contamos actualmente son: Naranja agria, wasabi, tinta de pulpo, finas hierbas, vino tinto, entre otras.

Su delicado sabor permiten dar el toque final a sus platillos, al tiempo de ser utilizadas para maridajes con tequilas y cervezas, al tiempo de ser utilizadas para escarchar las copas de coctelería y vasos para servir cervezas.

Informes y Ventas: josemaria@comalcagourmet.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: