Saltar al contenido.

“La Codorniz en Yucatán”

20111113-105423.jpg
La Codorniz es un ave pequeña de delicada carne muy apreciada por sus depredadores, que son los zorros, serpientes, aves de rapiña, además del hombre.

No es un ave de vuelo prolongado, ya que pronto se posa en otra área del campo y continúa con la búsqueda de alimento en el piso.

Incluso, cuando se conduce a la vera de un camino y se siente perseguida prefiere caminar más a prisa y casi correr antes de levantar el vuelo, con un repentino revoloteo peculiar.

La especie que habita en Yucatán es la Colinus Nigrogularis pertenece a la familia Phasianidae y al orden de las Galliformes.

Los yucatecos la conocen por: Bech, españolizada en Bechita por su nombre en maya y se encuentra principalmente entre los henequenales yucatecos y a orillas de las veredas y cuya presencia pasa por lo general inadvertida, excepto cuando es espantada por la presencia del hombre y emprende un vuelo apresurado y en desbandada.

Siendo animales diurnos, son más indefensos cuando duermen y la mayor parte de sus enemigos se guían para cazarlos por el olfato. Por ello, las codornices cuando van a pernoctar, se elevan del suelo y vuelan por una cantidad indeterminada de metros en cualquier dirección. Una vez que se asientan en el suelo ya no se mueven. Ahí duermen.

En Yucatán, las milpas y los cultivos del henequén forman un medio ambiente propicio para el desarrollo de las “bechitas’. Sin embargo, su caza indiscriminada, hasta en épocas de su reproducción, y la destrucción de su hábitat han mermado su población hasta el grado de que ha sido declarada especie “amenazada’ y, por ende, se ha restringido su cacería.

Hasta hace poco era muy común su cacería. A pesar de su tamaño, su peculiaridad de quedarse quietas ante el peligro y el sabor de su carne las hicieron presas preferidas de los cazadores, quienes también las usan como blanco para practicar su puntería.

Ramiro Chulim se inicio en esta actividad, cuando durante una visita a un amigo criador, este le platicó sobre la cría del ave, interesándose de inmediato y adquiriendo sus primeros ejemplares para comenzar la crianza.

En la actualidad el Criador de Codornices cuenta con 1,200 ejemplares, entre polluelos, aves adultas listas para comercializar y las aves de reproducción o ponedoras. El costo de venta por ejemplar es de $ 9.00.
La coturnicultura es la rama de la avicultura que se encarga de la cría y la explotación de la codorniz. Esta actividad ha ido tomando importancia en México desde el año de 1972, debido a que esta ave pose características sobresalientes que la distinguen de las aves actualmente explotadas .
Algunas de estas características son las siguientes

A) Es el ave doméstica de mayor precocidad sexual logrando el rompimiento de postura a los 45 días de haber nacido y logrando el pico de postura a los 70 días de su nacimiento, lo que significa que comienza su postura a muy temprana edad.

B) Alcanza su desarrollo corporal en un breve lapso de tiempo, por lo que pueden sacrificarse y venderse para el consumo humano en unas cuantas semanas (35 a 42 días).

C) Su carne y huevo tienen mejor precio en el mercado que los de gallina.

D) Se adapta a casi todo tipo de clima.

E) El espacio que se necesita para su alojamiento es mínimo.

F) Presenta gran resistencia a las enfermedades respiratorias, que causan considerables daños a otras especies de aves domesticas.

Según informes de Chulim, para la cría de este tipo de ave, no se requiere permiso de la Profepa o del Semarnap, pues el permiso solo se requiere cuando algún cliente o criador necesita trasladar estas aves a otros estados.

El Sr. Chulim afirma que sus crías llegan a su ciclo de reproducción a los cuatro meses de vida, pero para esto necesita cuidados adecuados en su alimentación y atención adecuada, similar a las que se requieren para un criadero de pollos de engorda o de otras aves.

Para la crianza se requieren jaulas (instalarlas en alto, en batería y en lotes de 10 aves), Comederos (con buena iluminación), Bebederos (Parte posterior de la jaula), temperatura (de 19 a 25 grados) e iluminación (luz natural suficiente, pero no directa).

Para la reproducción, Chulim Canul tienen una incubadora, con capacidad para 1,800 huevos de codorniz;

Recolecta cerca de 100 huevos diariamente.

Estos Codornices, son criados en jaulas similares al de los pollitos de engorda o de palomas, las ponedoras están en un corral al ras del suelo, con cajas para que construyan sus nidos.

Nuestro entrevistado, dijo que esta buscando mercado seguro para estas aves para poder agrandar aun mas su criadero; considerando además que en la Secretaria de Desarrollo Rural y Pesca del Gobierno del Estado (Semarnap), ya esta promoviendo créditos para este tipo de actividad.

De hábitos semejantes al de la codorniz común que habita en otras partes de la República, incluso Chiapas, las codornices locales pueden diferenciarse de acuerdo con el sexo.

El macho tiene una coronilla moteada de café y negro bordeada de blanco. La parte anterior de su cabeza y cuello es negra con una línea blanca que pasa bajo los ojos y oídos hacia el cuello. Las plumas del pecho y la porción ventral son blancas bordeadas de negro, y dan un aspecto de escamas; los costados son de color café rojizo fuerte, moteado de blanco, el dorso y las alas son cafés, rayados y vermiculados de ante, café y negro. Su pico es negro.

La hembra tiene la coronilla obscura sin llegar a negra. El dorso, las alas y los costados son moteados de café y negro. El tórax es café rojizo moteado con un café más pálido. Su pico es café obcuro.

La anidación de las “bechitas’ ocurre durante la primavera y el verano. Y para noviembre ya hay polluelos en el campo, lo que supone una segunda anidación. Las codornices se alimentan de semillas silvestres.

Las bandadas se componen de ocho a 20 aves de uno y otro sexos.

Cada una tiene su propia área para habitar, comprendida por lo general en un radio aproximado de medio kilómetro, provista de manchones de hierbas o restos de granos que les sirven de refugio y alimento.

Las codornices descansan en el suelo en hierbas y zacatales. Las bandadas, que se reúnen en círculos, defienden su área de otras y evitan la “superposición’ de territorios, los cuales son más reducidos en las zonas donde abunda la comida y el refugio.

En las épocas de apareamiento, las bandadas se desintegran para la formación de parejas. Los machos generalmente superan en número a las hembras, por lo que es muy frecuente escuchar el reclamo de los que esperan aparearse.

Las codornices forman sus nidos en lugares escondidos entre el zacate y las hierbas. Generalmente ponen de 10 a 15 huevos, que son de un tono blanco opaco y miden de 24 a 30 milímetros. El período de incubación es de 23 a 24 días y en él participan los machos, los cuales también cuidan a los polluelos. Los machos se ocupan de toda la labor en caso de que falte la hembra.

1 Comentario »

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: