Saltar al contenido.

Reflexión Almas Gemelas by Paulo Coehlo

“En el principio de los tiempos, todo comenzó a dividirse.
Los planetas se dividieron, las estrellas se dividieron, las células se dividieron.

Y, como parte de un todo, nuestras almas también se dividieron.
Nuestra alma se dividió en dos, estas en otras dos y, así, en generaciones, estuvimos esparcidos por buena parte de la Tierra.
Esto es lo que los alquimistas denominaron “Ánima Mundi”, el alma del mundo, del cual formamos parte.

Sin embargo, si el “Ánima Mundi” se limitara a dividirse, estaría creciendo pero a la vez debilitándose.

Por ello, así como nos dividimos, también nos reencontramos.
Y ese reencuentro es lo que se denomina Amor.
Cuando un alma se divide, siempre se divide en una parte masculina y una femenina.
Uno de los mayores secretos de la “Magia” es encontrar la “Otra Parte”.

Toda hazaña del ser humano en esta vida se resumirá en intentar encontrar esa “Otra Parte”.

No importa si finge correr tras el dinero, el poder o la sabiduría.
Cualquier cosa que consiga quedará incompleta si al mismo tiempo no consiguió encontrar su “Otra Parte”.

Y somos responsables de reunir nuestro alma nuevamente, al menos una vez en la vida, con su “Otra Parte” que, con seguridad, se cruzará en nuestro camino.
¿Y cómo es posible reconocer esa otra parte?
Por el brillo en sus ojos.
Es la tradición del Sol. Así es como, desde el inicio de los tiempos, las personas reconocían su verdadero Amor.
Efectivamente, corremos el riesgo del fracaso, de las decepciones, de las desilusiones… pero nunca debemos dejar de buscar el Amor.
Quien no desista de la búsqueda, vencerá.
Somos responsables de reunir a la otra parte, aunque sea por unos instantes. Porque esos instantes traen un amor tan intenso que justifica el resto de nuestros días.
La herencia de la creación es el Amor.
Es la fuerza que nos reúne otra vez para condensar la experiencia esparcida.
El Amor es el único puente entre lo invisible y lo visible.

El verdadero Amor permite que cada uno siga su propio camino, sabiendo que esto jamás alejará a “Las Partes”.

Porque más pronto o más tarde, las dos partes estarán juntas.

Y esta es la Ley.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: