El día de ayer, 11 de diciembre, la UNESCO declaró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la Talavera de los estados de Puebla y Tlaxcala en México. @uriartetalavera - Gusto Buen Vivir
viernes, septiembre 25, 2020
El día de ayer, 11  de diciembre, la UNESCO declaró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la Talavera de los estados de Puebla y Tlaxcala en México. @uriartetalavera

El día de ayer, 11 de diciembre, la UNESCO declaró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la Talavera de los estados de Puebla y Tlaxcala en México, así como de las localidades españolas de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo

El XIV Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO tomó esta decisión en Bogotá, primera capital latinoamericana en acogerlos, valorando que los procedimientos para su fabricación, decoración y esmaltado siguen siendo idénticos a los practicados en el siglo XVI en Talavera de la Reina, Puente del Arzobispo y Puebla de Zaragoza, México.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura recibe anualmente cientos de candidaturas de los 178 estados que ratificaron la convención, pero acepta considerar poco menos de 50.

La Talavera, su origen y proceso

Esta cerámica mayólica -nombre que se da desde el Renacimiento a la loza con esmalte de plomo y estaño, decorada con motivos elaborados con minerales- llegó a nuestro país con los españoles en el siglo XVI. Los ceramistas que la introdujeron venían de una pequeña ciudad de Toledo, España, llamada Talavera de la Reina, lugar en el que esta técnica cuya raíz inmediata es árabe, se ha trabajado por más de 500 años.

A los objetos elaborados con cerámica Talavera se les ha dado uso religioso y civil; los azulejos se pueden encontrar en fachadas de iglesias y conventos, en fuentes, casas (principalmente comedores y cocinas) y en utensilios tales como vajillas, cazuelas, ollas, soperas, jarras y floreros.
La elaboración de una pieza de Talavera consta de siete pasos:
La preparación del barro, que suele ser una combinación de arcilla negra y blanca, ya que esta mezcla asegura una mayor dureza luego del horneado.

El modelado, en el cual los alfareros no solo son encargados de dar forma a las piezas, también lo son de cuidar el proceso de secado en el que es de suma importancia mantener una temperatura ambiente regular para que este sea parejo y se logre la misma firmeza en todas sus partes. Al no estar permitido agregar ningún tipo de aditivos para la aceleración de este proceso, el tiempo de secado puede ir desde las 2 semanas hasta los 6 meses dependiendo del clima, mientras que los barros a los que se agregan aditivos pueden tardar de 2 a 3 días en secar.

Luego del secado, la pieza se hornea a una temperatura de 1000 a 2000 grados centígrados por un periodo de 10 horas. Al resultado del primer horneado se le llama “jahuete”, palabra indígena que significa “galleta cocida”, esto, dada la similitud de la pieza cocida de barro recién sacada del horno con una galleta.

Enseguida viene el esmaltado y su tiempo de secado (24 a 48 horas). Cuando las piezas están secas y toman un color blanco, cada una se firma a mano con pincel de pelo de mula, como lo marcan las Ordenanzas.

De ahí se pasa al estarcido -técnica que consiste en estampar con carbón el estencil de decorado, el cual es hecho a mano en papel albanene- y entonces al pintado de la pieza.

La decoración de la Talavera tiene dos variantes principales: el plumeado, en el cual únicamente se usa el color azul cobalto y no existe un patrón a seguir, es decir, se hace directamente en la pieza, por lo que requiere de gran experiencia y creatividad, y el decorado en color, en el que se utilizan patrones pre-establecidos.

Los colores empleados tradicionalmente son el azul cobalto, amarillo, negro, verde, naranja y malva, todos ellos provenientes de minerales.

Gracias al proceso de elaboración el color de una pieza está garantizado por 450 años.

La Denominación de Origen de la Talavera
Hoy en día, los talleres que elaboran sus piezas a similitud de las Ordenanzas del siglo XVII cuentan con D.O., esta ampara a la cerámica que se fabrica en Atlixco, Cholula, Puebla, Tecali de Herrera en el Estado de Puebla, así como en el Municipio de San Pablo del Monte, al sur del estado de Tlaxcala. Es el caso de Talavera Uriarte, el taller más antiguo de Talavera en México (fundado en 1824) que junto con otros ocho, gracias a su proceso de producción, cuenta con esta certificación desde 1995.
Adjunto material gráfico de proceso y piezas de Talavera, compartido por Uriarte, así como la historia de este taller, el más antiguo de México.

Tags: ,

Related Article

0 Comments

Deja un comentario

#XperienciasGastronomicas

Instagram GBV

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más
A %d blogueros les gusta esto: