Masa 100% nixtamal, nada de harinas chafas de maíz, torteada a mano por una cocinera que a leguas se nota su buen sazón, chequen la hebra del queso Oaxaca y el suero que suelta, 100% leche, nada de grasas vegetales y demás porquerías que le ponen, todo esto sobre un comal, bien curado sobre gas, que si bien no es de leña (sería mejor) cumple muy bien su función para cocer la masa de la Tortilla y gratinar esta maravilla de queso tradicional mexicano, todo esto maridado con un delicioso Crush de Naranja, que imprime ese sabor tradicional a la comida callejera de nuestro México.
Como dice el dicho “Barriga llena, corazón contento”, ahora sí a chambear… 

Deja un comentario