Rodando por México

Jueves 24 de Marzo

A escasos días de concluir nuestra aventura el tramo que teníamos proyectado para este día y hacer el regreso menos pesado sería Orizaba a Coatzacoalcos de tan solo 328 km, lo platicamos pero si nos sentíamos con ánimos seguiríamos hasta Villahermosa lo que haría un total de 484 km, pues bien listos en punto de las 9 am para salir a devorar carreteras y disfrutar de los kilómetros qué nos restaban, salimos de Orizaba y la carretera como era de esperarse con baja temperatura de 16 grados, lluviosa con poca neblina hasta bajar al nivel del mar, ya en la desviación hacía Coatzacoalcos la lluvia paró pero continuaba nublado, gracias a Dios, esto significaría rodar a una temperatura agradable de 26 grados centígrados, comparada con la de 38 una gran diferencia, mejores condiciones para disfrutar del viaje, así fue el trayecto sumamente agradable.

 

Paramos a desayunar en una Fonda llamada el Capi, en un poblado llamado La Barahunda, Tierra Blanca Veracruz, a 130 km de Orizaba, riquísimo, yo ordené unas enchiladas verdes y pedí les agregaran 2 huevos estrellados encima, si lo sé, solo se ponen en los chilaquiles pero ni modo tenía antojo y mi Chaparrita otras enchiladas pero con mole, también muy bueno, con nuevos bríos nos montamos de nueva cuenta en la moto y a darle traíamos un gran ritmo gracias a dos factores, la temperatura y a que mi Chaparrita ya no se muestra tan ansiosa y nerviosa, gracias a Dios estábamos logrando la comunión entre nosotros y la máquina para actuar como uno solo, la confianza es súper importante primero del piloto a la máquina y del copiloto al piloto y la máquina, paramos en la caseta cerca de Orizaba y decidimos continuar hasta Villahermosa, ya encarrilado el ratón ch..ge a su madre el gato.

 

A unos kilómetros del entronque hacia Villahermosa a la altura de Minatitlán, nos encontramos una cola enorme de tráileres qué abundan en la zona y automóviles, lo bueno de traer moto es que te metes por el acotamiento, logramos superar la fila y llegar a donde se encontraban parando el tráfico, pregunté al qué abanderaba qué pasaba y nos comentó estaban tirando uno de los letreros de señalamiento ya que estaba flojo por un tráiler qué le chocó y podía venirse abajo en cualquier momento y que el tema llevaría unos 40 minutos a una hora, le pedí me diera chance y pasar rápido pero no quiso, así que ni modo orillarse, apagar la moto y ser testigos del numerito; pasó el tiempo y por fin de golpe cayó el letrero enorme y bueno todos asumimos era cuestión de minutos retirarlo de la carretera, así que nos equipamos, subimos a la moto y de repente toda la cuadrilla qué trabaja salió por patas por la carretera corriendo y agitando las manos, qué era? Un panal de abejas súper enojadas de que les habían tirado su pañal, y no bueno ir y venir de los trabajadores, se tapaban, etc.

 

Tardaron más de media hora en por fin abrir el paso al tráfico, perdimos aproximadamente una hora en este show, pero bueno valió la pena para estirar las piernas y cotorrear con la gente, seguimos para adelante nos restaban aún unos 180 km hasta Villahermosa, continuamos sin parar y avanzamos otros 100 km, paramos a cargar gasolina, revisar presión de llantas porque el testigo marca llanta baja trasera cuando se le da la gana y prefiero revisar presiones en cada parada donde nos abastecemos de combustible, tomamos un energizante en el Oxxo e hicimos la reservación de hotel en Booking, pues ya con todo listo nos dirigimos directamente al hotel en cuestión de una hora llegamos sin problema, nos registramos, arreglamos todo el tema de desempacar etc nos bañamos, ordenamos room service una hamburguesa cada quién, cenamos vimos tele un rato y a dormir como piedra, pero preocupado porque mi Chaparrita traía síntomas de una buena gripa, por la lluvia y frío del día que llegamos a Orizaba y la mañana del día de hoy.

#GustoBuenVivir #GustoBuenViajar

Deja un comentario