• 3 de junio de 1969, nace la L´Association de la Sommellerie Internationale, A.S.I. agrupa a todos los colegas sommeliers de carrera en más de 55 países en 5 continentes.
  • Las nuevas herramientas tecnológicas nos permiten hacer diversas actividades que antes eran inimaginables, por ejemplo una cata de vinos virtual o comprar vinos de cualquier productor en el mundo.

Las nuevas herramientas tecnológicas nos permiten hacer diversas actividades que antes eran inimaginables, por ejemplo, una cata de vinos virtual con asistentes conectados desde cualquier parte del mundo. Actualmente, podemos solicitar degustaciones y maridajes, tanto virtuales como presenciales, para planificar un festejo, una reunión con clientes, un evento social o recreativo. Y es precisamente este 3 de junio, Día Internacional del Sommelier, día en que se refrenda el compromiso de  promover la profesión y establecer estándares de calidad en todo el mundo en torno a este trabajo que forma parte de la industria restaurantera y gastronómica. Esta fecha, el 3 de junio de 1969, es cuando nace la L´Association de la Sommellerie Internationale, A.S.I. que agrupa a todos los colegas sommeliers de carrera en más de 55 países en 5 continentes, los profesionales que se dedican a recomendarnos las mejores opciones de bebidas para nuestro maridajes.

En esta etapa en donde la tecnología ya es una realidad, y el uso de diversos canales para el consumo también, el sector retail ha tenido un factor clave. “Hoy es posible conseguir el producto que desees de manera virtual comprando en supermercados, retailers especializados como vinotecas o, incluso, directamente al productor. Es una revolución y un cambio profundo en la cadena de comercialización que da a los consumidores más opciones. En este contexto es donde la recomendación de un especialista es clave para elegir entre las múltiples opciones que hoy están al alcance de la mano” asegura Marisol de la Fuente, Directora de Marketing y Comunicación de Napse.

 

Mercado vitivinícola

En los últimos cinco años, el consumo de vino en México ha aumentado de 450 a 950 mililitros per cápita. Sin embargo, la producción nacional sólo alcanza para satisfacer el 30% de la demanda interna.

De acuerdo con datos del Consejo Mexicano Vitivinícola, en los últimos años, el vino mexicano pasó de ser tendencia a consolidarse como uno de los productos mexicanos más reconocidos tanto en territorio nacional como en el extranjero. En los campos se cultivan 37,000 hectáreas que producen casi medio millón de toneladas de todas las vocaciones: uva de mesa, uva pasa, uva para jugos y concentrados, uva para vino y  uva para brandy. De esta cantidad, el 12.5% se utiliza para la elaboración de vinos.

Las grandes cadenas comerciales de retail aprovechan esta oportunidad para entrelazar en esta nueva normalidad este importante sector en la ola tecnológica y repuntar el negocio abriendo el campo de acción del sommelier, ya no sólo en los restaurantes o tiendas especializadas en venta de vinos, sino que actualmente se da el asesoramiento especializado de manera virtual y la compra-venta de productos se realiza de manera electrónica.

“La multiplicidad de opciones es algo fantástico que está sucediendo en la industria vitivinícola. Mi recomendación para los consumidores es asesorarse, ver reseñas, elegir recomendadores y animarse a probar productos diferentes a los que consume habitualmente para ampliar su experiencia sensorial”, destacó Marisol de la Fuente.

El vino mexicano ha sido una avalancha de galardones internacionales, conversaciones entre expertos y buenas noticias, pero más allá de eso se ha vuelto esencial para la economía del país. Además de Baja California y el famoso Valle de Guadalupe, en México existen 14 estados productores, en los cuales se cultivan 18 variedades de uva en estados como Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Querétaro, Puebla, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas. Basta mencionar que la industria vitivinícola genera empleos para 500 mil jornaleros, lo que la convierte en la segunda fuente de empleo en el sector agrícola después de la hortofrutícola.

Algunos consejos

De acuerdo a los sommelier existen 4 consejos clave para iniciar a adentrarse en el camino de reconocer un buen vino:

  1. Desarrollar nuestra memoria olfativa a través de percibir todos los aromas. Es importante practicar con frutas, flores, madera, frutas, especias, todo lo que tenemos en casa, en el parque, en las fruterías y verdulerías.
  2. En la boca se pueden sentir los 4 sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo. Estos mismos aparecen en los vinos y su detección nos ayuda a mejorar los maridajes.
  3. Recomiendan probar distintas variedades y estilos para detectar las diferencias de color, aroma, sabor de cada uno.
  4. Anota cada vino y sus características, de esta manera será más sencillo ir creciendo en el conocimiento vínico.

Deja un comentario