Hoy literal fuimos a la Cueva del Chango, uno de los mejores lugares para desayunar en Quintana Roo, justo en el árbol de la entrada estaba el Chango, observando a nuestra especie desde las alturas, un restaurante sin pretensiones, con comida casera bien elaborada y sobre todo preocupado por su calidad, sus tortillas, seguro elaboradas a base de maíz nixtamalizado, gruesas de buena textura qué imprimen un sello especial a cualquiera de sus platillos.

En esta ocasión ordené unas enchiladas verdes, rellenas de pollo y queso panela, acompañadas con 2 huevos estrellados, uff sensacionales dejé literal el plato limpió, mi Chaparrita Tamara Quiroga ordenó enchiladas de mole buenísimas también, te recomendamos ampliamente su selección de jugos naturales, mi favorito chaya, naranja y limón, así como el panqué de plátano y zanahoria, si visitas Playa del Carmen, es parada obligada, solo tienes que ser paciente porque siempre se llena en temporada alta, tienes que esperar hasta 45 minutos, pero bien vale la pena, que no se te olvide voltear hacia arriba igual tienes la suerte de ver a este gracioso mono araña.

Deja un comentario