• Malabrigo es evaluado con un puntaje de 94 puntos en los Decanter World Wine Awards (DWWA), una de las competencias de vinos más grandes e influyentes en el mundo, obteniendo así una Medalla de Plata.
  • James Suckling, el prestigioso crítico de vinos, puntúa a Malabrigo con 93 puntos, apreciando así su calidad.

 

Malabrigo es el nombre de la parcela que designa a uno de los vinos más icónicos de Bodegas Cepa 21 y que lleva el sello de calidad de su creador, José Moro. La parcela se caracteriza por su suelo arenoso-arcilloso y las duras condiciones climatológicas, con grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche. Todos estos aspectos hacen que en esta parcela el concepto de terroir alcance valores extraordinarios y otorgue al vino un carácter único.

Un vino que define a la perfección la tierra que lo ve nacer. Una verdadera oda a la Ribera del Duero que, en palabras de José Moro, presidente de Bodegas Cepa 21, “espiritualmente está lleno de complejidad y matices, cargado de intensidad, con una madera totalmente respetuosa a la altura de los taninos que tiene el vino, pero perfectamente definida. En definitiva, la elegancia hecha vino”. Y es que la crítica internacional avala la excelencia de Malabrigo con puntuaciones que van desde los 92 puntos Parker por Wine Advocate, los 93 puntos en Wine Spectator, los 94 puntos de Wine&Spirits o los 95 puntos de Wine Enthusiast, entre otros.

José Moro cuenta con cinco referencias en Bodegas Cepa 21 elaboradas con la variedad de uva Tempranillo que reflejan a la perfección su creatividad y visión, que supone la clave diferenciadora de este proyecto. Y es que sus vinos no solo son apreciados por sus clientes, sino también por la crítica internacional, que avala su calidad. James Suckling, reconocido crítico de vino, también ha evaluado los vinos de Bodegas Cepa 21 calificando con 93 puntos a Malabrigo y a Horcajo y con 91 puntos a Cepa 21. Un vino calificado con 90 puntos o más es sobresaliente, es un vino del que queremos tomarnos una copa en cualquier momento importante.

A la vista, Malabrigo tiene un color rojo cereza cubierto con ciertos toques rubí. A la nariz, podemos notar que es intenso y complejo con una base de frutos negros maduros característicos del tempranillo, además de sutiles notas de barrica procedentes del envejecimiento que aportan riqueza al conjunto para crear este vino tan magnífico. En la boca, Malabrigo es rotundo pero amable, de gran volumen, con un tanino muy maduro y postgusto largo y persistente.

La medalla de plata en los Decanter World Wine Awards 2022 respalda una vez más la calidad de los vinos de Bodegas Cepa 21, que siguen una filosofía clara basada en ser el fiel reflejo de la tierra con la mirada puesta en los gustos del consumidor. La unión de la tradición vitivinícola de más de 100 años en la región con los últimos avances tecnológicos hacen de sus vinos unos verdaderos referentes que están dando la vuelta al mundo.

 

De venta en tiendas departamentales, Vinoteca y Costco.

Deja un comentario