Chema y su novia chaparrita regresaron a Cancún y aunque el clima no ayudaba mucho para salir de aventura decidieron visitar la nueva sucursal del Restaurante Carajillo ubicado en la Zona Hotelera Km 4 que abrió sus puertas el pasado 23 de julio; como fieles amantes de descubrir nuevos lugares gastronómicos, así fue como pasaron un magnífico sábado…

Tarde lluviosa en Cancún, tiempo perfecto para ir a conocer y degustar la nueva oferta gastronómica de mi amigo Chef Juan Arroyo Pineda, a quién tuve el privilegio de conocer, hace 10 años en la Ciudad de Monterrey, y del qué estoy muy orgulloso de ser testigo de su trayectoria, entre sus proyectos la creación del concepto Restaurante Carajillo, qué al día de hoy suma ya 7 sucursales y 2 más por aperturar en los próximos meses, la entrada, da una sensación de libertad y espacio con una barra muy llamativa, mobiliario que juega con la armonía del lugar y unas telas qué cuelgan del techo otorgándole un sello especial.

 

Lo más destacado es la apertura del salón con vistas frontales y laterales que permiten apreciar la belleza de la Laguna Nichupté, sobre todo esos maravillosos atardeceres de los que somos testigos, si el tiempo lo permite; una característica qué más llama la atención es que no cuenta con aire acondicionado, pero contrario a lo que se pudiese pensar la ventilación y circulación de aire, apoyado por ventiladores colocados estratégicamente, lo hacen fresco y muy agradable, pues bien, a la llegada tuve la suerte de encontrarle y darle un fuerte abrazo, nos sentamos justo en medio del salón, sobre el primer nivel, lo que nos brindó una vista envidiable, lamentablemente nublado y con algo de lluvia pero no deja de ser una vista maravillosa.

Iniciamos con una torre de mariscos, conformada por camarón, atún, salmón, pulpo, aguacate, cebolla y pepino, bañado en una vinagreta de soya, gran propuesta, fresca y de gran sabor, continuamos con un arroz #Carajillo acompañado de pulpo y camarón salteados en una salsa de soya, espectacular, cremoso, y excelente textura, sin más decidimos ordenar unos taquitos de lechón horneado por 5 horas uff, sensacionales, no se los pueden perder, cuando visiten este espacio, la tortilla hecha a base de maíz nixtamalizado, hace la gran diferencia, la carne exquisita, muy suave de textura delicada y extraordinario sabor.

 

No sé porque, pero se nos antojó una pizza, ya que el Chef, por algunos años, estuvo al frente de un restaurante Italiano muy reconocido en Monterrey, donde le conocí, ordenamos la pizza de hongos portobello, acompañada de queso de cabra, lajas de queso parmesano y albahaca, y no nos equivocamos, la masa de la pizza perfectamente cocinada a la leña, delgada y con orillas bien infladas, que al comerla con la mano deja ligeros rastros de ceniza, en las yemas de los dedos, la textura, como a mi me gusta, ligeramente suave al centro y firme en las orillas.

Para concluir terminamos con un pastel de glorias de Linares, contrario a lo que puedes imaginar es un helado cubierto por finas lajas de campechanas hojaldradas, y todo esto maridado por un Mariatinto 2019, lo que más me impactó fueron los **precios tan justos de los vinos** ya que los marcan a un del 50% de su valor comercial, *******Bravo****** por esta estrategia, hoy día en muchos de los restaurantes del área, han recurrido a ofrecer etiquetas muy poco conocidas, para que el comensal no tenga un punto de referencia de precio.

 

De esta manera he estado en restaurantes, cuya oferta de vinos es de $1,500.00 por botella, siendo vinos cuyo valor comercial son de $200.00 pesos, imagínense si a este precio descontamos, margen de utilidad del distribuidor, impuestos, fletes marítimos y margen de la casa vitivinícola son vinos de no más de 3 Euros la botella alrededor de $60.00 pesos, es por esta razón que he dejado de ir a muchos de ellos, una clara muestra del abuso, frente al desconocimiento del comensal. Muy bien, por #Carajillo #Cancún, esperamos se convierta en una de las casas de nosotros los locales y parada obligada para quienes visitan este paraíso.

 

#GustoBuenVivir #GustoBuenViajar #XperienciasGastronómicas

Deja un comentario