La noche de hoy, nos dedicamos a dar una vuelta por la zona Norte de Mérida, para tomar una copa de vino, recordamos que hace unos meses, al ir a cenar a Oliva Patio, ubicado en Victory Platz, sobre la Av. Lavín, a un costado se encuentra un espacio que oferta vinos, por botella y copeo y un Menú de platillos para maridar, así que sin más nos dirigimos al lugar, Entre Corchos, un espacio sencillo pero al mismo tiempo agradable que invita a sentarte y catar diferentes vinos a precios de verdad, muy razonables, ordenamos 2 copas de vino Chileno, etiqueta Puntí Ferrer Reserva 2019 bastante agradable y a un precio sensacional, tan solo $60.00 pesos la copa (tenían promoción del 50%), para darles una idea, la botella de este vino en Cancún, lo marcarían en no menos de $2,000.00 pesos.

Sin más me dispuse a observar el menú, sobre el cual, en un inicio estuve bastante escéptico, pero debo confesarles, la descripción de los platillos muy interesante, uno de los platillos que captó mi atención, fueron las empanadas de cordero con compota de manzana, acompañadas con pesto de albahaca, y no bueno cuando nos las sirvieron tenían una excelente pinta, pues bien aún sin saber que esperar, dimos la primer mordida y wow, sencillamente espectaculares, la pasta hojaldre, cocida a la perfección en el horno, la carne molida de cordero, mención especial, cocinada en su justo término, equilibrada a la perfección con la compota de manzana, una textura sin igual, hojaldrada de la pasta, firme en mordida por el cordero y suave por la compota, que acompañada con el ligero toque de pesto de albahaca sencillamente se llevó las palmas.

 

Así que decidimos adentrarnos más y ordenamos unos dátiles rellenos de queso de cabra, con un ligero toque de miel, envueltos en tocino, que les digo, un señor platillo la conjunción de lo dulce del dátil, la acidez del queso de cabra y lo salado del tocino fue sensacional, cabe señalar que en este punto, pude observar, el gran cuidado que pone el chef, ya que el tocino lo presentó en su punto y sin grasa que bañara el plato, pues bien, plenamente convencido del menú pero sobre todo de la capacidad y pasión que nos transmitió el Chef, a través de sus propuestas, nos lanzamos por uno más, un platillo, que difícilmente cumple con mis expectativas, a la vez tan simple como leerán a continuación pero por esta misma razón tan complejo, una hamburguesa, así como lo leen…

Una hamburguesa, pero no cualquiera de las porquerías que abundan por ahí, esta en especial, se basa en una conjunción de carnes de diferentes animales, una muy potente en sabor y otra más neutra, hablamos del cordero y de la res, acompañada con una sola hoja de lechuga, cebolla caramelizada y queso gouda dentro de un pan brioche, el término que ordené fue 3/4, el cual sólo ordeno en hamburguesas y arrachera, para todos los demás, simplemente sellado, lo hice así, ya que en el 99.9% de las veces si ordenas la hamburguesa término medio es un batidero de sangre, agua (inyectada), grasa y una consistencia masuda.

Pues bien, llegó a la mesa y simplemente me puse de pie, la carne perfectamente mezclada, sin el batidero que tienen por lo general las hamburguesas gruesas, firme con muestras de jugosidad de las mismas carnes y sin mojar el pan, la partimos en cuartos y nos dispusimos a dar la primer mordida, wowww de las mejores hamburguesas que he comido la textura, cocción pero sobre todo la conjunción de sabores de las diferentes carnes acompañadas por un excelente brioche, realmente me impactó, cabe destacar que la acompañan con una salsa de frutos rojos que imprime un toque sublime, vaya que la disfrute, fue tanta mi emoción, que pedí conocer al Chef, un Chef joven, comprometido con cada plato que sirve, cabe señalar que todo el equipo de este espacio hace un gran trabajo.

Así que si visitan Mérida, o viven aquí no duden por ningún segundo en sentarse y ordenar estas creaciones, el espacio no es simplemente un lugar para tomar vino, cuenta también con una gran cocina que crea platillos para maridar a la perfección con su selección de vinos, gracias a todo el equipo de Entre Corchos por habernos, regalado, estos grandes momentos, pero sobre todo por haber creado una experiencia que nunca olvidaremos, esperamos que continúen siempre así, creando y superándose día a día y sobre todo que quienes lo visitan no se dejen llevar de que tan solo es un espacio para tomar vino, todo lo contrario un espacio que por mucho supera y por mucho, propuestas que se jactan de ser únicas y serias.

 

 

Misael Sosa Chef
Diego Aké Cocinero
Ezequiel Zozaya somelier
Alejandro Canto somelier

#GustoBuenVivir #GustoBuenViajar #XperienciasGastronómicas #Mérida #Yucatán #Restaurantes #Gourmet

 

Deja un comentario